Que vuelva la sensatez política en Catalunya y favorecer un contexto así de estabilidad para los negocios y la economía. Este es el deseo de la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, expresado este martes por la tarde en Barcelona, donde ha recogido la Medalla de Honor como Empresaria del Año 2017 que la ha concedido la patronal catalana Foment del Treball.

Botín ha aprovechado el acto para comentar la situación política catalana, que ha dicho que sigue con “mucha atención” y también con “preocupación”, especialmente por las consecuencias negativas que, a su juicio, ha tenido y sigue teniendo para la economía catalana. En este sentido, la presidenta del primer banco español ha argumentado que difícilmente se puede llevar a cabo una actividad empresarial en un contexto de incertidumbre, “como en los últimos tiempos ha habido en este país”, y ha remarcado que lo que necesitan las empresas y los inversores es un marco “racional y previsible”.




















La sociedad necesita propuestas positivas y estoy convencida de que el camino el volver al seny, tender puentes, trabajar juntos y hacerlo desde hoy para recuperar la confianza”




Ante cerca de 200 ejecutivos catalanes y rodeada de su equipo directivo, Botín ha expresado su “admiración” por la “tenacidad y el compromiso” del empresariado catalán en estos “tiempos difíciles”, pero se ha mostrado convencida de que, pese a todo, “hay soluciones” que permitirán dar la vuelta a la actual situación. ”La sociedad necesita propuestas positivas y estoy convencida de que el camino el volver al seny, tender puentes, trabajar juntos y hacerlo desde hoy para recuperar la confianza”, ha declarado.







La máxima responsable del Santander ha subrayado asimismo que “las sociedades más prósperas son las más abiertas, tolerantes, las que saben integrar y convivir con la diversidad y la diferencia de opiniones”, y ha apostado por trabajar juntos “para que Catalunya siga siendo ejemplo de una sociedad abierta, tolerante y responsable”.


El presidente de Foment, Joaquim Gay de Montellà, entrega la Medalla de Honor a la empresaria del Año a Ana Botín,
El presidente de Foment, Joaquim Gay de Montellà, entrega la Medalla de Honor a la empresaria del Año a Ana Botín,
(Àlex Garcia)

















Ana Botín ha recordado que Catalunya cuenta con más de 600.000 grandes, medianas y pequeñas empresas y que los empresarios catalanes siempre se han sabido sobreponer a los riesgos y las dificultades, como las derivadas de la crisis económica que ha afectado a España en la última década. ”Han sido años duros, pero gracias a vuestro esfuerzo y al sacrificio de millones de ciudadanos -ha señalado- hoy hemos retomado la senda del crecimiento y la generación de empleo”.

La ejecutiva, que lidera un grupo financiero con más de 188.000 empleados y 125 millones de clientes en todo el mundo, ha resaltado también la apuesta de la compañía por la innovación, el talento y la responsabilidad. Botín ha comentado, en este sentido, que ha recibido una carta de Larry Fink, consejero delegado de BlackRock, el principal accionista del Santander, con cerca de un 5 % del capital, explicando que “quiere invertir en empresas responsables” como, asegura, es el banco español que preside desde 2014.

Al acto de entrega de este galardón han asistido destacados empresarios catalanes, como el presidente de la patronal Foment, Joaquim Gay de Montellà; el de Banco Sabadell, Josep Oliu; el de FIATC, Joan Castells; la presidenta del Grupo Codorníu Raventós, Mar Raventós, o el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, entre otros.




















Han sido años duros, pero gracias a vuestro esfuerzo y al sacrificio de millones de ciudadanos hoy hemos retomado la senda del crecimiento y la generación de empleo”























All copyrights for this article are reserved to Economía

Quantcast