Los vertidos de aguas residuales y la mala depuración concentran la mayor proporción de las 48 ‘Banderas negras‘ que este 2019 ha concedido Ecologistas en Acción para denunciar «los casos más destacados de despropósitos medioambientales» de las costas españolas.

Documento

Banderas negras 2019

Banderas negras 2019

En concreto, según el informe anual que se ha presentado este jueves en Santander, de las 48 ‘Banderas negras’ que otorga el colectivo –dos a cada provincia española, más Ceuta y Melilla, una de ellas por casos de contaminación y otra por mala gestión ambiental–, un total de 15 corresponden a vertidos de agua, el 31% del total.

Por problemas de urbanismo y otras construcciones se han concedido 9 banderas (el 19%), las mismas que a las zonas industriales, mientras que los puertos y cruceros concentran seis (el 12%), como también los casos de erosión costera (11%). Igualmente hay dos ‘Banderas Negras’ por basuras (4%) y una por otras actividades (2%).

La erosión costera

La coordinadora del informe, Clara Megías, ha subrayado que, al igual que en 2018, los mayores problemas están relacionados con vertidos de aguas y su mala depuración, si bien el litoral español tiene otros «problemas graves» como la erosión costera, acumulación de basuras, ampliaciones portuarias indebidas, masificación de cruceros, ampliaciones urbanísticas amparadas por la Ley de Costas, infraestructuras «que no corresponden con la realidad medioambiental de los entornos» y zonas industriales que dañan al medio ambiente y que son «puertas giratorias de gobiernos», entre otras.

Casi todas las banderas de contaminación son por vertidos de aguas, especialmente en la vertiente norte –donde también predomina la contaminación industrial–, Andalucía e islas, frente a otras zonas mediterráneas, donde los problemas se centran en el urbanismo y la erosión costera.

En esta materia de vertidos y mala depuración, Megías ha recordado que en 2018 la Unión Europea sancionó a España con 12 millones de euros por zonas de aglomeración; así como que Greenpeace contabilizó ese año más de 90 impactos por vertidos. Todo ello genera problemas de salud pública y del ecosistema principalmente en zonas de Andalucía y las islas, cuya población se multiplica por tres debido al turismo.

En urbanismo, la organización ha vuelto a conceder una ‘Bandera negra’ al hotel del Algarrobico de Carboneras (Almería), mientras en Cádiz y Granada hay construcciones «ilegales, construidas sin ningún tipo de licencia y que no es posible derribarlas».

En las zonas industriales predominan vertidos «sin ningún tipo de control», fundamentalmente en la zona norte, como Galicia, donde hay «serios problemas por industrias que han sido foco de puertas giratorias de gobiernos», entre las que ha citado la fábrica de Alúmina Española SA (ALCOA) en Lugo y el complejo ENCE (Pontevedra).

La erosión costera

La erosión costera es un «grave problema» en todo el litoral, aunque solo se hayan asignado seis banderas. En este sentido, Megías ha señalado que en España se invierten unos 10 millones de euros anuales para «retroalimentar» las playas, una «inyección de dinero» que se pierde, como la arena, porque no se ataja el problema de raíz. Una práctica que, en su opinión, se lleva a cabo para «atraer una imagen turística totalmente artificial«.

A puertos y cruceros también se han asignado seis banderas, entre ellas, al puerto de San Vicente de la Barquera. Megías ha destacado el «grave problema» de contaminación en los puertos de Barcelona y Palma de Mallorca tras constatarse que las emisiones son «bastante mayores que en zonas de interior», lo que pone «en grave peligro a las personas más vulnerables como los niños y bebés»; así como en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, donde se está destruyendo fauna y flora por el tránsito de cruceros.

La coordinadora del informe ha señalado que, aunque en este 2019 no se han acumulado tantas basuras como en ejercicios anteriores, sí existen «serios problemas» en el sur y Mediterráneo, como en Alicante, por una capacidad de depuración «insuficiente», además de un biotopo lleno de plásticos en Guipúzcoa.

Finalmente, en cuanto a otras actividades dañinas del medio ambiente, Megías ha citado la pesca ilegal, motos acuáticas, etcétera.

 

All copyrights for this article are reserved to Portada