• Mucho se ha hablado de cómo perjudica el coronavirus a la psique y el comportamiento humano y muy poco de cómo lo sufren los animales

  • Los expertos ofrecen unas pautas para saber cómo está tu mascota y destacan que «sus problemas de salud derivan de problemas anímicos o psicológicos»

Quien tiene un perro, no solo tiene un amigo: también un salvoconducto para salir a la calle durante los más de dos meses y medio que duró el confinamiento total en España el año pasado.

No en vano se duplicó la demanda de cachorros durante esa época, según datos hechos públicos en abril por la Real Sociedad Canina Española, e incluso la picaresca hizo que hasta hubiera personas que prestaran o alquilaran a sus perros para poder salir a la calle.

Pero, ¿cómo afectó (y afecta) la pandemia a nuestras mascotas? Dejando de lado la posibilidad de que un animal doméstico transmita a las personas o a otros animales el virus que causa el covid-19, y teniendo en cuenta que apenas se ha sabido de casos de coronavirus en ellos, la realidad es que el estado de alarma y el confinamiento ha trastocado sus vidas, teniendo en cuenta que también ha trastocado la de sus dueños.

Estrés y ansiedad

Mucho se ha publicado sobre los trastornos del sueño, el estrés, la ansiedad y otras secuelas psicológicas que el covid y el confinamiento total y parcial ha provocado en las personas. Pero poco se ha dicho sobre cómo hemos reaccionado con nuestros mejores amigos durante esa etapa, y el estrés que les ha provocado a ellos pasar de no ver a sus dueños en todo el día -y tener la casa entera para ellos solos- a tener que compartirla 24 horas con la familia al completo. «El confinamiento ha sido peor en los gatos, que son animales menos sociables«, explica Marta Amat, doctora en veterinaria, etología -la rama de la biología y de la psicología experimental que estudia el comportamiento de los animales en sus medios naturales- y profesora de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). “Y si había niños en las casas, ha sido terrible”, añade Amat, que ya dio en mayo una serie de consejos para este diario sobre cómo hacer correctamente el desconfinamiento de nuestras mascotas.

Para su colega de profesión Jaume Martorell, doctor en veterinaria de animales exóticos, el confinamiento ha sido mejor para ellos «porque han estado más atendidos; la gente ha estado más pendiente de ellos«. «Al estar más controlados«, explica, los dueños han sido más conscientes de cuándo acudir a los especialistas «por una urgencia», y lo han hecho. Martorell asegura, como la doctora Amat, que la contrapartida para los animales ha sido «el exceso de atención», pero apuesta por ello porque «los problemas de salud derivan de problemas anímicos o psicológicos».

¿Y cómo es posible detectar si a tu mascota le ha afectado anímicamente el confinamiento y el covid?

Martorell da unas claves, «indicadores de que algo no va bien, porque siempre tiene que haber un porqué«:

El animal tiene que tener el pelo y/o la piel brillante, sin escamas (si no poseen) o eccemas, sin ronchas ni zonas que carezcan de pelo sin motivo aparente. La textura de la piel o pelaje tampoco debe cambiar en exceso.

Pérdidas de apetito o peso llamativas

Su alimentación es básica y un elemento que permite evaluar su estado de ánimo. Si normalmente come bien el tipo de comida que le corresponde y deja de hacerlo, es síntoma de que algo no va bien.

Retraimiento o cambios en el semblante

Si nuestra mascota se muestra más cohibida de lo habitual, así como si ha cambiado la expresión facial que suele tener, o incluso la posición de ojos, orejas y nariz, es indicativo de que algo pasa.

 Cambios de comportamiento súbitos

Hay variación en las pautas que el animal solía seguir cuando el dueño llegaba a casa, cuando oía determinado ruido, etcétera. No reacciona como lo hacía antes a ciertos estímulos externos.

Apatía y síntomas de cansancio

Nuestra mascota muestra desidia a la hora de interactuar o jugar con el resto de la familia. Se muestra indiferente cuando se le llama o ante estímulos a los que antes reaccionaba de forma positiva, como puede ser un juguete o comida.


Estas pautas no solo sirven para detectar un problema anímico en nuestro animal doméstico durante la pandemia; también sirven para detectar cualquier anomalía en ellos y poder acudir a un especialista cuanto antes, puesto que, como pasa también con cualquier persona, cuanto antes se detecta un problema, antes se pueden sentar las bases para curarlo.

Te puede interesar

Sin embargo, no existe un patrón claro para detectar trastornos emocionales en perros, gatos y resto de mascotas, no solo porque cada animal es único sino porque cada dueño es único también. Por eso es muy importante consultar a un especialista siempre que se tenga alguna duda.

Club Entender + Animales y plantas de EL PERIÓDICO

En el Club Entender + Animales y plantas de EL PERIÓDICO somos amantes de los seres vivos y nos interesa todo lo relacionado con ellos. Aquí te explicaremos todo lo relacionado con tus mascotas y cómo sacar el máximo provecho de tus plantas, siempre desde un punto de vista ecológico y sostenible. Es muy fácil unirse al club. Regístrate en Entre Todos y escríbenos, explicando tus inquietudes o compartiendo tus propias experiencias.

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast