«;ultimaHoraHtml += «

«;ultimaHoraHtml += «

» + json.title + «

«;if (json.lead !== «») {ultimaHoraHtml += «

» + json.lead + «

«;}ultimaHoraHtml += «

«;
document.getElementById(«urgente»).innerHTML = ultimaHoraHtml;

}
}
});













El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès (Archivo)

GOVERN






Publicado 02/02/2019 14:26:07CET

Afirma que será momento de máxima unidad en Catalunya

BARCELONA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) –

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha afirmado que si el juicio a dirigentes independentistas por el 1-O en el Tribunal Supremo (TS) termina con una condena, «el Estado español se estará definiendo a sí mismo como un Estado que persigue los derechos y las libertades».

En una entrevista de TV3 recogida por Europa Press, ha asegurado que en el juicio se decide «si el pluralismo político en el Estado español sigue teniendo protección de los poderes públicos o no, si lo que se exige es una Constitución militante» de modo que sea ilegal oponerse a los límites que establece la Carta Magna.

Ha adelantado que, en función de los detalles de la sentencia, será el momento de máxima unidad en Catalunya y «a favor de la autodeterminación, que es lo que movió a hacer el referéndum del 1 de octubre».

La defensa en el juicio también será política porque están convencidos de que lo que pasó en octubre de 2017 en Catalunya «no es ningún delito, sino que fue el cumplimiento de unos compromisos electorales de poner en manos la ciudadanía de Catalunya la decisión sobre su futuro».

SUMAR GENTE

Ha apostado por reforzar la posición de ERC «en el campo de la democracia» y sumar gente al proyecto del independentismo catalán.

Además, ha señalado que «en el campo de la izquierda soberanista, ERC considera que no tiene adversarios, sino que tiene cómplices y aliados» para una estrategia que junte al máximo posible de votantes.

La estrategia se basa en «tres grandes consensos del 80% a favor de los valores republicanos, en contra de la represión» y a favor del ejercicio del derecho a la autodeterminación, ha dicho.

Sobre la situación de los dirigentes independentistas encarcelados y los que están en el extranjero, ha comentado que todas las decisiones son validas y que tienen «muy claro» que su adversario no es otro independentista.

Ha añadido que «si el 30 de enero de 2018 no fue posible la investidura de Carles Puigdemont es porque el Estado español lo impidió y lo sigue impidiendo».

INTERLOCUCIÓN CON EL PSOE

También ha explicado que con el anterior Gobierno del PP no había interlocución y que con el actual del PSOE la hay pero que «se avanza muy despacio».

Según él, el Estado tiene que determinar si reconoce que Catalunya es una nación y una sociedad que puede decidir libremente su futuro, y ha apuntado: «De momento, lo que hemos visto es que el PSOE no es claro».

Ha pedido que el Gobierno «mueva ficha» antes del juicio en el TS tras considerar que se puede generar una situación de polarización o tensión por el proceso judicial.




Contador













All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast