Oppo va a por todas. Como Xiaomi. A pesar de llevar menos tiempo en España que su rival directo, parece claro que buscan plantar cara seriamente a la otra gran empresa china de teléfonos con un relativo bajo coste. Una buena prueba de ello es el
Oppo RX17 Pro que analizamos aquí
.

Lo primero que debemos decir de este teléfono es que nos desconcierta su precio oficial: 600 euros. Principalmente por un detalle, se trata de un teléfono que utiliza un procesador de calidad pero que no deja de ser de gama media: el Snapdragon 710. Aunque Oppo ha dotado al terminal de configuraciones de memoria muy altas: 6 y 8 gigas.



















Comprar Oppo RX17 Pro por 605€ en Amazon


La memoria ram, de 6 u 8 gigas, compensa en parte el uso de un procesador de gama media





Esta capacidad de memoria hace olvidar un tanto las limitaciones del procesador frente a otros de gama superior. Pero echamos de menos un Snapdragon 845 en esta gama de precio. En los tests que hemos realizado el teléfono funciona con fluidez y la aplicación Antutu nos da para este teléfono un rendimiento similar al Samsung Galaxy S8, que cuenta con un procesador teóricamente superior: el Snapdragon 835 (en algunas versiones).

Hecha esta aclaración técnica lo que de verdad llama la atención a primera vista de este teléfono es su diseño. Oppo ha logrado usar un color degradado, que es bastante espectacular. Aunque los que prefieren un diseño sobrio quizá se escandalicen por ese estallido de color. En cualquier caso, la verdad es que este detalle es claramente diferenciador respecto a otros terminales del mercado.









El test de Antutu revela que el rendimiento del teléfono, número 42, está a la altura de los principales teléfonos de hace un par de años.
El test de Antutu revela que el rendimiento del teléfono, número 42, está a la altura de los principales teléfonos de hace un par de años.
(Ramón Peco)

El teléfono tiene una textura esmerilada que recubre el vidrio y que resulta muy práctica a la hora de sujetarlo. Lo mejor de todo es que las huellas dactilares no se dejan ver en su superficie gracias a este acabado. La pantalla tiene un tamaño de 6,4 pulgadas y algo muy interesante de ella es su diminuta ceja, en forma de gota de agua. Oppo ha logrado que la pantalla ocupe un 91,4 por ciento de la parte frontal. Una cifra excelente.


















Utiliza tecnología AMOLED y su resolución es de 2340 x 1080 píxeles. Otros dos datos excelentes, pero lo mejor de todo es que la pantalla se ve espectacular. Por cierto, nos encontramos con una excelente sorpresa: el teléfono cuenta con un sensor de huellas dactilares en la propia pantalla. La mala noticia es que su precisión no es total y aunque se incluye reconocimiento facial este método no es infalible. Por lo que en ocasiones toca desbloquear el teléfono un patrón.


La app de fotos del Oppo RX17 Pro es completa, pero no cuenta con posibilidad de grabar las fotos en RAW.
La app de fotos del Oppo RX17 Pro es completa, pero no cuenta con posibilidad de grabar las fotos en RAW.
(Ramón Peco)

Pero en lo que destaca de verdad este Oppo es en sus cámaras. Cuenta con dos cámaras delanteras de 12 megapíxeles, la angular, y otra de 20 megapíxeles, dedicada al zoom aunque también añade información a la cámara angular para mejorar las fotos. Un viejo truco que usa Huawei.

La luminosidad del objetivo de la cámara angular oscila entre f/1.5 y f/2.4, igualando la marca que estableció el Galaxy S9. Si a eso añadimos que el objetivo cuenta con estabilizador de imágen, no cabe duda de que estamos ante un teléfono especialmente bien preparado para captar fotos con poca luz.




















Foto de prueba realizada en el modo 'noche 'con el Oppo RX17 Pro.
Foto de prueba realizada en el modo ‘noche ‘con el Oppo RX17 Pro.
(Ramón Peco)

De hecho, incluye un modo noche que toma varias fotografías y mediante algoritmos de fotografía computacional proporciona imágenes espectaculares casi sin luz. El objetivo zoom tiene una luminosidad de f/2.6. Por lo que es mejor usarlo cuando haya unas buenas condiciones de luz.

En lo que respecta a la cámara frontal esta cuenta con las altas resoluciones a las que Oppo nos tiene acostumbrados: 25 megapíxeles y un objetivo con una luminosidad de f/2.0. Como hemos dicho en otras ocasiones es un tanto absurdo alcanzar estas resoluciones en sensores tan diminutos como el de un teléfono, por lo que debemos entender esta característica como algo destinado a la promoción del producto más que a otra cosa.


El modo “noche” permite lograr fotos espectaculares con muy poca luz





El teléfono permite grabar vídeo con una resolución 4K a 30 fps y cuenta con un modo de cámara lenta en Full HD. La calidad de las fotos y de los vídeos destaca sobre todo cuando la luz escasea, aunque cuando usamos ambas funciones con poca luz el teléfono sin proporcionar malas imágenes, en absoluto, tampoco destaca especialmente frente a otros de gama media o alta.


















Otros detalles a tener en cuenta de este móvil es su potente función de carga rápida, capaz de cargar el teléfono en 10 minutos con la batería descargada hasta alcanzar un 40 por ciento de la carga. Resulta interesante comprobar que se han incluido dos baterías de 1850 mAh. Lo que proporciona una cifra final bastante digna, en la práctica hemos comprobado que a pesar de la resolución de su pantalla con un uso intensivo es posible usar el teléfono todo el día sin cargar.


Lector de huellas integrado en pantalla del Oppo RX17 Pro
Lector de huellas integrado en pantalla del Oppo RX17 Pro
(Ramón Peco)

También resulta destacable que Oppo haya incluido 128 gigas de memoria de almacenamiento, aunque no hay posibilidad de ampliarla mediante tarjetas externas. En lo que respecta al sistema operativo Color OS, que no es otra cosa que una adaptación de Android 8.1, echamos en falta la versión 9 del sistema de Google. Esperemos que llegue pronto. La buena noticia es que a pesar de que Oppo ha transformado Android de forma intensa, su capa de personalización no es demasiado invasiva a efectos de hardware. Sobre todo porque no trae muchas aplicaciones de la empresa preinstaladas.


















Echamos en falta algunas cosas, como el jack de audio para auriculares. Cosa siempre polémica, pero que por desgracia cada vez más fabricantes dejan de incluir. Por fortuna viene un adaptador para usarlo a jack de 3.5mm con el puerto USB-C. También nos hubiese gustado contar con resistencia al agua. Pues estamos hablando de un teléfono de 600 euros y cabe pedirle lo que muchos otros productos de esta gama ofrecen.

En definitiva, este Oppo tiene el inconveniente de que su precio es algo elevado, principalmente por el procesador empleado. Aunque casi todo lo demás son características de un teléfono de gama alta. Sin embargo, la competencia es muy dura y este teléfono, aunque no decepcionará a los que opten por él, puede suscitar dudas por su hardware. No sería extraño que algunos de los que se decanten por él lo hagan por su imaginativo diseño. En eso Oppo sí que ha sabido destacar.


La pantalla y las cámaras son los puntos fuertes de un terminal que es algo excesivo en su precio debido al procesador que usa
























All copyrights for this article are reserved to Tecnologia

Give a Comment