“;ultimaHoraHtml += “

“;ultimaHoraHtml += “

” + json.title + “

“;if (json.lead !== “”) {ultimaHoraHtml += “

” + json.lead + “

“;}ultimaHoraHtml += “

“;
document.getElementById(“urgente”).innerHTML = ultimaHoraHtml;

}
}
});







Publicado 01/02/2019 16:57:58CET

MADRID, 1 Feb. (EUROPA PRESS) –

Al menos 60 personas murieron por un ataque lanzado el lunes por terroristas del grupo Boko Haram en la ciudad nigeriana de Rann, en la zona noreste del país africano, según la ONG Amnistía Internacional, que ha denunciado también la destrucción de “cientos” de inmuebles.

En los últimos días, unas 30.000 personas han huido hacia la frontera con Camerún en busca de protección, lo que se suma a otras 9.000 que ya habían escapado de un ataque previo contra Rann el 14 de enero. Los dos últimos asaltos han dejado graves daños en la mayor parte de la localidad.

Amnistía Internacional, que ha analizado imágenes satelitales y entrevistado a testigos, ha constatado que la mayoría de las estructuras destruidas el lunes son recientes, lo que invita a pensar que albergaban a desplazados internos que habían llegado a Rann en los últimos años en busca de protección.

El director de Amnistía en Nigeria, Osai Ojigho, ha advertido de que “el ataque contra civiles que ya están desplazados por el sangriento conflicto podría suponer crímenes de guerra” y, por tanto, ha pedido justicia para las víctimas. Asimismo, ha apuntado que los testigos denuncian que las fuerzas de seguridad habían abandonado previamente la zona.

Los milicianos que atacaron el lunes Rann mataron a todo aquel con el que se encontraban e incluso persiguieron a quienes intentaban escapar, asesinado también a personas fuera de la propia ciudad. Once cuerpos han sido localizados dentro de Rann, mientras que otros 49 han aparecido en las inmediaciones, todos ellos con heridas de bala, según Amnistía, que teme que la cifra de víctimas sea incluso mayor porque hay 50 desaparecidos.

Osai Ojigho ha considerado a las autoridades nigerianas de “fallar en la protección” de la población de Rann y ha reclamado que se investigue la supuesta retirada de la Fuerza de Acción Conjunta que debería haber vigilado la zona. Su ausencia ha dejado expuestos a “decenas de miles de civiles”, ha lamentado.

Asimismo, el responsable de Amnistía ha pedido tanto a Nigeria como a Camerún que garanticen ayuda para los desplazados, con un especial llamamiento a las autoridades camerunesas para que no “fuercen” los retornos “hasta que las condiciones sean seguras y (los refugiados) elijan volver voluntariamente”.




Contador













All copyrights for this article are reserved to Internacional