«Valoro este punto de forma totalmente positiva. El equipo ha hecho un gran partido». Abelardo Fernández, el entrenador del Espanyol, estaba «orgulloso» de la respuesta de sus jugadores en el Sánchez Pizjuán superando el tanto inicial del Sevilla, aunque luego todo quedó condicionado por la expulsión de Víctor Sánchez. «Hasta el minuto 70 no firmaba el empate; luego, quizá sí», ha reconocido el técnico asturiano. «Seguimos vivos, muy vivos, vivísimos», ha recalcado.

«Sabíamos que el Sevilla venía herido después de perder en Vigo y que tenía mucha gente de calidad. Pero el equipo se ha mostrado muy generoso, muy solidario. Este equipo puede dar mucha guerra. Poco a poco, el equipo va a salir de esta situación», ha indicado Abelardo, convencido de que logrará el Espanyol escaparse del descenso. «Hay unas ganas tremendas y me enorgullece ser el entrenador de estos chavales. Nos merecimos el punto».

«El equipo está vivísimo, competimos en cada partido. Veníamos al campo de un equipo cuyo objetivo es jugar la Champions League y le hemos causado problemas al Sevilla. Cuando estábamos 11 contra 11, no se han sentido cómodo. En el juego, hasta que llegó la expulsión de Víctor, hemos sido superiores», ha dicho Abelardo.

«El banquillo del Sevilla estaba tan desconcertado como nosotros en la jugada de la falta» (Abelardo)

Luego, Abelardo se ha referido a la polémica jugada en que el árbitro acudió al VAR para indicar falta y tarjeta amarilla a Sergi Gómez, previo a la falta que Embarba transformó en el 1-1. «En el descanso le he preguntado al juez de línea. Pensaba que el VAR solo interviene en la jugada de penalti. Pero luego ha dictaminado que era fuera del área y el árbitro ha decidido que no es roja sino tarjeta amarilla. Yo no tenía controlada esa jugada, el juez de línea me la he explicado. El banquillo del Sevilla estaba tan desconcertado como nosotros».

All copyrights for this article are reserved to Portada