• Estas son algunas de las elaboraciones ‘made in’ Catalunya que llevan la firma de mujeres

Las mujeres siempre han sido parte esencial del mundo gastronómico. Sea en el campo, en la cocina o en los obradores artesanales. Y siguen al pie del cañón, como lo demuestra en el territorio una efervescente red de proyectos gourmet capitaneados por mujeres. De norte a sur y de este en oeste, estos son algunos de los productos gastronómicos ‘made in’ Catalunya con firma de mujeres que podemos degustar y disfrutar. 

Bravo por ellas, porque hoy es su día: el Día de la Mujer Trabajadora

Avellanas y almendras de Ca Rosset

En el Camp de Tarragona, las hermanas Ester e Irene Gomis decidieron tomar las riendas de la producción agrícola de su familia, tras años dedicadas a otros oficios lejos de las tierras para convertirlo en un nuevo modelo de negocio de éxito en el sector: Ca Rosset. Siguiendo la máxima de comercio justo, cultivan productos típicos de la zona: avellanas, olivas y almendras. Hoy comercializan frutos secos y aceite para el cliente final, a través de su tienda ‘on line’, en tiendas gourmet y también en el canal de restauración. Ester asegura que ser mujer en el campo ha sorprendido a más de uno. “Cuando llegas subida al tractor, te miran raro. Pero los mismos problemas de género te los encuentras en otros sectores. ¡El problema es que estamos en un mundo masculinizado!”, asegura.

Jaleas y mermeladas del Museu de la Confitura

Todo empezó con un limonero pegado a la fachada de una casa de Torrent. Georgina Regàs comenzó a aprovechar los limones, primero para hacer zumos, después cremas, sorbetes o pasteles, hasta que un día una amiga inglesa le dio una receta de mermelada de limón. Georgina nunca había hecho una mermelada ni una confitura, y entró en un mundo que desconocía por completo y que le fascinó. Así empezó. En 2004 inauguró el Museu de la Confitura. Un proyecto singular y único, donde descubrir todos los pormenores de este producto convertido en arte por su impulsora. Pero no solo es saber, también es sabor…. Con ella se ha unido Teresa Millàs Chia, que elabora más de 100 referencias de confituras, mermeladas y jaleas. ¿Algunas de sus creaciones más originales? La confitura de cereza, cebolla y pimienta; la de tomate con queso de oveja y flor de orégano; el chutney de mango; la jalea de gintónic o la estrella de la casa: la mermelada de naranja amarga.

Nuria Baucells siempre ha sentido la llamada del campo, y en especial del cultivo con fines de autoconsumo. De hecho, todo empezó con un huerto y cuatro gallinas para llenar su despensa. Su inquietud la llevó a formarse en agricultura y ganadería, y se lanzó a la crianza de pollos. Así es como montó Debosc junto a su pareja, una empresa que va viento en popa y que está especializada en la crianza de pollos al aire libre y en el bosque de montaña, de forma 100% natural y ecológica. Vende a particulares, tiendas y negocios de restauración. 

Condimentos y fermentos asiáticos de Ma!

Miso, Hishio, Amazake, Shio Koji… No cabe duda de que hablamos de productos del recetario japonés. Pero aun así, los condimentos y fermentos artesanales, sin aditivos y vivos base del hongo ‘Koji’ (un hongo japonés), de Ma! se elaboran en Catalunya a base de cereales y legumbres locales. María José Mantilla, cocinera colombiana afincada en Barcelona, es la artífice de esta empresa con sede en la ciudad condal, cuyos productos son alabados por chefs de todo el país. Ella asegura que “como mujer, joven e inmigrante», le costó mucho ganarse credibilidad en el sector, pero lo consiguió gracias a la calidad de su trabajo, a su inversión en I+D, a su apuesta por un proyecto circular y al cuidado que pone en todos los detalles. Gracias a estas características, todas ellas muy femeninas, “he logrado hacerme un nombre”, afirma. Aun así, Mantilla asegura que «siempre hay una relación de género en el sector. «Siempre se espera otra cosa de nosotras, y no se nos toma tan en serio para hacer negocios, desgraciadamente”. 

Aceite de Mas de Santa Creu

En el Mas de Santa Creu, en Riudoms (Baix Camp), se produce aceite de oliva virgen extra ecológico, equilibrado y untuoso, con aceitunas arbequinas. Ocho generaciones de agricultores se han sucedido en estas tierras y la llegada a la familia de Janira Villar, con experiencia profesional como ejecutiva en una compañía, marcó el inicio del desarrollo de este aceite con una visión más empresarial pero, sin embargo, respetuosa con la tierra y el producto. Hoy cuenta con cinco tipos de aceite de oliva ‘premium’ para cocinar, para la mesa o para freír. Pero es más, también han incluido en su producción frutos secos y pollos de agricultura ecológica y regenerativa.

Mieles de Mels Cal Pastoret

El abuelo Daniel fue quien empezó a criar abejas para producir miel y transmitió su pasión y saber a su nieta, Ester. Ella es quien capitanea en la actualidad Mels Cal Pastoret, que se ha convertido en un negocio dedicado a la apicultura que produce mieles artesanales naturales y que van variando según la temporada (como, por ejemplo, de castaño, de romero, de alta montaña, de flores, de naranjos…) y productos derivados como cera, polen o propóleo. 

Vermut Vidorra de Bodega Mas Vida

Vidorra es un vermut y es el ambiente que ofrece su lugar de origen: el Empordà, concretamente la bodega Mas Vida. “Un día, paseando entre las viñas, nos dimos cuenta de que estábamos rodeadas de las plantas propias de la elaboración del vermut. Con su carácter agreste, combina la fuerza de la tramontana y la serenidad de la luna y el sol”, describe la cocinera Iolanda Bustos. Una conexión absoluta con la naturaleza que solo podía ser obra de la chef de las flores, que ha elaborado este vermut de carácter puramente ampurdanés.

Maria Soler es quien lleva las riendas de la marca L’Art de la Conserva desde el año 2010. Una tienda y obrador ubicado en Santa Coloma de Queralt (Conca de Barberà) desde donde firma una gama artesana de vinagres sin conservantes para los que elige cuidadosamente frutas y vegetales de temporada, proximidad y madurados en el árbol. Los hay de frutos rojos, pera, higos… ¡Para todos los gustos!

Turrones de Torrons Fèlix

Zoe Valero es uno de los nombres más destacados del panorama dulce contemporáneo. Le pisó los talones a su progenitor, empresario y repostero impulsor del reconocido turrón de Agramunt, con Indicación Geográfica Protegida propia. Nacida en una familia dedicada a este negocio (el padre estaba en el obrador, la madre era la cabeza pensante de la presentación de la marca y los productos), tuvo claro que seguiría con el oficio, decantándose también por el obrador. Pero ha aportado una huella personal y de éxito a Torrons Fèlix: mientras el padre sigue al cargo de las referencias clásicas, ella ha revolucionado el sector con sus innovadoras y selectas creaciones de autor, exquisitas y originales, marcadas por el empleo del chocolate. “Hemos convertido este producto estacional en un dulce que puede consumirse todo el año”, asegura Zoe, que también explica que casi todo su equipo es femenino. “Mi aportación a la empresa ha sido en cuanto a producto, pero también en cuanto a sensibilidad. Siempre me rodeo de mujeres, incluso para los servicios que requiere la empresa, es mi manera de dar oportunidades en un mundo en el que ellas no siempre tienen las mismas que los hombres”, explica. 

Los quesos artesanales de Serrat Gros, Lo Pebrat y Lo Cadinell, a base de leche de cabra, son algunos de los más premiados de Catalunya, procedentes de del valle de Tuixent La Vansa. Una marca que nació de la mano de una mujer, Eulàlia Torras, en 1980, y que perdura en la actualidad gracias a otra maestra quesera, Mercè Lagrava, que ha tomado el relevo de la empresa junto a su marido, Raül Alcaraz (también maestro quesero). También trabajan quesos frescos y yogur.

Cinco generaciones al frente del mundo del helado, desde Ibi (un pueblo de Alicante) hasta Salou, dicen mucho de la maestría con que se elaboran los helados artesanales de La Ibense, con varios establecimientos en esta localidad de la Costa Daurada. Pero en la Ibense no solo tienen helados: hay también chocolate, pasteles, turrones, horchata y una serie de creaciones de autor que, día a día, salen de la imaginación de Raquel Vilaplana, actualmente al frente del negocio. Solemos encontrarla trajinando entre cremas y sabores, caminando por Salou de un local a otro, escuchando las opiniones de los clientes, creando nuevos productos y, en definitiva, trabajando día a día para mantener el sello de calidad que ha caracterizado siempre los helados de La Ibense, un establecimiento emblemático de Salou desde hace más de un siglo.

Noticias relacionadas

Dulces de la Pastisseria Castanyer Serra

Núria y Roser son las hermanas que se encuentran detrás del proyecto Castanyer Serra, una pastelería de Hostalric famosa, entre otras cosas, por sus populares ‘racons’. Se trata de unas galletitas de avellana, riquísimas, que representan diferentes rincones representativos de esta localidad, que se venden como churros entre una población deseosa de hincar el diente, pongamos por caso, a la iglesia de Santa Maria. Ellas son la segunda generación al frente de este negocio que abrieron los padres hace más de 20 años, de modo que combinan las recetas de dulces tradicionales con otras más transgresoras, símbolo de los nuevos tiempos. Su pastel de queso es famoso en kilómetros a la redonda. 

¿Ya eres usuario registrado? Inicia sesión

Este es un contenido especial para la comunidad de lectores de El Periódico.

Para disfrutar de estos contenidos gratis debes navegar registrado.

All copyrights for this article are reserved to Portada