La campaña electoral catalana más plural y reñida, pero también la más anómala, ha comenzado plagada de incertidumbre por la evolución de la pandemia del coronavirus, que alcanzará el pico de la tercera ola antes de la cita con las urnas, el 14 de febrero. El covid y el lío judicial que ha rodeado la fecha de los comicios han hundido las expectativas de participación y el auge de los indecisos mantiene en vilo la pugna por la victoria. Estas son, en gráficos, las principales claves de la encuesta preelectoral del Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO, elaborada del 25 al 28 de enero a partir de 1.445 entrevistas.

La movilización del electorado se ha hundido 13 puntos en las últimas tres semanas. Solo seis de cada 10 catalanes, el 61,5%, garantizan que acudirán a votar, un porcentaje que llegaba al 74,6% justo antes del fallido aplazamiento electoral.

¿A quién perjudicaría la abstención?

Hay más electores que garantizan que irán a votar entre los secesionistas (74,3%) que entre los que no lo son (54,2%), pero los votantes más movilizados ahora mismo son los del PSC (78,7%). Con todo, los dos socios del Govern consignan también cotas de movilización por encima del 70%, siendo la de JxCat superior a la de ERC.

¿Hacia un récord de abstención?

El récord de abstención en unas elecciones autonómicas se anotó en 1992, cuando solo participaron el 54,87% del electorado. El GESOP estima que la participación el próximo 14 de febrero oscilará entre el 60% y el 63%.

Encuesta del CIS

Los indecisos se disparan

Al peligro de desmovilización se suma un clásico de todas las campañas electorales: el alto porcentaje de indecisos, que alcanza el 31,6%. Son ocho puntos más que en la encuesta de principios de enero, previa al enredo judicial con la fecha de las elecciones, y 10 puntos y medio más que en diciembre.

Infografía El Periódico

El pulso a tres se aprieta

La pandemia, la desmovilización y la creciente indecisión provoca una caída generalizada de la intención de voto a todos los partidos y candidatos desde principios de enero, lo que hace que el tablero electoral se mantenga bastante estable. El PSC sigue en cabeza y el pulso entre ERC y JxCat se aprieta al comienzo de la campaña.

Los tres favoritos para el triunfo siguen en un pañuelo de cinco puntos y cinco escaños. El PSC ha visto cómo el llamado ‘efecto Illa’ se ha frenado en seco. El candidato socialista sigue siendo el preferido como ‘president’, pero ha perdido 5,6 puntos desde el sondeo anterior.

La pugna independentista se encona y el fiasco del decreto de suspensión del 14-F parece haber hecho más daño a ERC que a Junts. Crece la indefinición entre los votantes republicanos y baja en el electorado posconvergente. La fidelidad de voto a Esquerra ha bajado del 50%.

Te puede interesar

Los catalanes ya no tienen tan claro qué partido se adjudicará el triunfo el 14 de febrero. El 28,3% de los encuestados creen que ERC ganará los comicios, pero un 24,9% opina que la victoria se la llevará el PSC. A principios de enero, un 45,3% creían que vencerían los republicanos y un 11,3% señalaba a los socialistas.

¿Ya eres usuario registrado? Inicia sesión

Estás leyendo un contenido especial elaborado por la redacción de El Periódico para su comunidad de lectores.

Para disfrutar de los contenidos de +Periódico debes navegar registrado. No tiene ningún coste, pero te permite acceder a nuestra información y servicios de calidad.

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast