• Los contactos para la investidura de Aragonès estarán plagados de obstáculos

Los partidos independentistas se enfrascarán de nuevo en una experiencia que ya han vivido en dos ocasiones: fraguar la investidura de un presidente de la Generalitat y, por extensión, de un nuevo Govern. Ahora es ERC el que busca apoyos para su candidato, Pere Aragonès, en unos contactos que, como siempre, estarán sembrados de obstáculos. Analicemos algunos de ellos:

La siguiente etapa del ‘procés’

La piedra de bóveda será la nueva hoja de ruta del proceso independentista. ERC apuesta por la mesa de diálogo y por «preparar» un referéndum; Junts quería activar la DUI si, como ha sucedido, se superaba el 50% de los votos; y la CUP exige otro referéndum esta legislatura. El punto de equilibrio podría ser que Aragonès fijase algún horizonte temporal para una nueva consulta.

Con ERC en el timón de la presidencia, la mesa de diálogo que la pandemia y Quim Torra congelaron podría reactivarse a corto plazo, pues de los réditos de ese foro depende que los republicanos puedan neutralizar la estrategia frentista de JxCat. Ahora bien, tanto el partido de Carles Puigdemont como la CUP, reticentes al diálogo con la Moncloa, pueden exigir límites temporales para conseguir el referéndum y la amnistía.

¿Coalición o apoyo externo?

Aragonès quiere que la CUP y En Comú Podem formen parte del Govern para diluir a Junts. Los ‘comuns’ y los posconvergentes mantienen sus vetos mutuos, por lo que la única opción plausible sería negociar una abstención del grupo de Jéssica Albiach. En cuanto a la CUP, no se cierran en banda a entrar en el Ejecutivo, pero dependerá del desenlace de las negociaciones. Y de lo que decidan en asamblea.

La composición del Govern

Si la CUP no entrase finalmente en el Govern, es probable que ERC y JxCat se repartan el Gabinete al 50%. Si se repite el esquema de la legislatura pasada con los papeles invertidos, la vicepresidencia sería para Laura Borràs y JxCat tendría también Economia, para la que optan tanto Ramon Tremosa como Joan Canadell.

La presidencia del Parlament

Cronológicamente, lo primero que deberá pactarse es la presidencia del Parlament, figura clave porque es quien postula al candidato a la investidura. Si se mantiene el pacto vigente, ahora le correspondería a Junts, pero pueden saltar chispas con Esquerra si el nombre elegido es el del actual vicepresidente, el polémico Josep Costa.

Te puede interesar

Aragonès ha planteado que el pacto de investidura incluya un compromiso con los próximos presupuestos. Las negociaciones de las cuentas han sido siempre un quebradero de cabeza para el candidato de ERC y hasta ahora ‘conseller’ de Economia. La CUP rechazó las últimas, que el Govern salvó con la abstención de los ‘comuns’.

Economía, covid y fiscalidad

Las medidas sociales y económicas para hacer frente a los estragos de la pandemia pueden ser otros obstáculos, sobre todo a la hora de definir el modelo fiscal. En el IRPF y en sucesiones, las tres formaciones tienen criterios muy distintos. Por otra parte, la CUP exige que la Generalitat se retire de todas las causas contra CDR.

¿Ya eres usuario registrado? Inicia sesión

Estás leyendo un contenido especial elaborado por la redacción de El Periódico para su comunidad de lectores.

Para disfrutar de los contenidos de +Periódico debes navegar registrado. No tiene ningún coste, pero te permite acceder a nuestra información y servicios de calidad.

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast