• Después de un año cortocircuitado, con planes frustrados y progresiones congeladas, recogemos en una lista una decena de nombres crecientes y que, a diferentes niveles, les espera un año excitante y prometedor

Seguramente entre uno y otro no tienen casi nada en común. Pero todos han acabado en esta lista personal y transferible. Todos son nombres crecientes en la escena vinculada, sobre todo, al asfalto musical. Pero también un poco más allá. Una lista variopinta, bizarra, rica en sonidos y en caras nuevas para el gran público. Artistas que, a diferentes niveles, se les presenta un año excitante, prometedor. A algunos de ellos después de que el covid les zancadilleara una clara progresión. Un año en el limbo, con música en vivo a cuentagotas y amordazada. Ahora, en un 2021 llenísimo de interrogantes y asteríscos que hacen inviable la lógica en cualquier campo, también en el artístico, muchos de ellos deben ganar presencia. Su público les está esperando, en su salón, deseoso deescuchar sus nuevas canciones, o para verlos en las salas, en los clubs.

Cinco mujeres y cinco hombres de futuro -y también presente- en una extensa escena española. Podrían haber sido otros 10, otros 20 u otros 30. Verán: de creadores de himnos de pista (Lennis Rodríguez o El IMA) hasta enmascarados soldados del crudo ‘drill’ (Yxungdy970). También autores de canciones delicadas, precisas y sensibles. Como el ceutí Mori o la barcelonesa de origen camerunés Bikôkô. Una treintañera, Rigoberta Bandini (el nuevo proyecto musical de Paula Ribó, barcelonesa con amplia trayectoria también en campos como el teatro), hace aumentar la media de todos ellos, que estaría en unos veinte y pocos.

De los 10 nombres, algunos apuntan alto a pesar de acabar de empezar su andadura; otros tienen que confirmar todo lo bueno hecho hasta ahora; y unos pocos porque ya tenían marcado el piso superior en el ascensor cuando el covid lo cortocircuitó todo. Y alguna ilusionante reaparición como la de Ayesha Chanel, mujer pionera en el trap en España.

Diez artistas con carreras incomparables, 10 nombres para conquistar por todos los flancos 2021. Una selección de todo lo que crece.

Beny es una apuesta sin riesgo. Viene a toda velocidad dando palos montado en una Kawasaki. Desde el barrio de La Florida (L’Hospitalet) ha logrado a base de trap y amor entrar en el vestuario del Barça (Pjanic compartió una de sus últimas canciones) y captar la atención de uno de los artistas del momento, Myke Towers, que cantó uno de sus temas en Instagram. O conseguir el aplauso de productores tan reconocidos como Sky Rompiendo. Por lo que tiene entre manos y en mente, le espera un ambicioso 2021 que será sin duda su año de confirmación. Un salto de nivel.

La barcelonesa es un fenómeno de 2020 que será imparable este 2021. Por sus canciones maleables, Paula Ribó (su nombre real) puede encajar como desencadenante para romper a bailar o para viajes más pausados. La sensación es que a la que vuelva la música en vivo será un nombre omnipresente en el circuito de salas y festivales. Su repertorio cortísimo, por ahora, no será un impedimento. Inspirada en clásicos, en nombres como Franco Battiato, esta catalana de 30 años rebosa emoción en sus temas enmarcados con bases electrónicas. De cara al 2021 anuncia más música, aunque a cuenta gotas.

Mori es de esos artistas que uno escucha por primera vez y no se lo puede sacar de la cabeza. Imposible que no le ocurra al darle el ‘play’ al tema ‘q no’. Uno mira su catálogo y lo ve escasísimo, insuficiente, pide más. Canciones (con mucha presencia del piano en las bases) que suenan íntimas (son caseras), y que se mueven en un espacio muy difuso entre el indie y el trap. De nombre Martín, este ceutí de 20 años que se trasladó por estudios a Madrid, ha ido publicando desde 2019 canciones sueltas pero este año promete un álbum que ya tiene encarrilado.

Lennis Rodríguez colecciona ya varios himnos pisteros. ‘Te sale’ o ‘Le damos’ son los ejemplos más claros. En 2020 debía convertirse en una voz recurrente en clubs a base de ‘singles’, pero el covid forzó el parón en la pista de baile mientras fuera de ella su repercusión crecía imparable. Desde Madrid, de origen dominicano, sus canciones avanzan con ritmo (entre lo afro, lo latino y lo tropical) y personalidad. La dominicana empezará 2021 de manera intensa: publica su primer álbum, ‘Colores’, este 22 de enero.   

Canta El IMA: “Yo soy el nuevo rookie; la amenaza más reciente; estoy en boca de todo el mundo; soy como los dientes”. Aitor Jiménez (Tenerife, 1993) es la ¿última? perla canaria. Otra más en un mar infinito de talento. Hijo de un artista dominicano conocido en las islas, ha mamado música desde pequeño. El año pasado empezó a desarrollar su carrera en solitario (antes estuvo girando como corista con Maikel Delacalle, por ejemplo) a partir de una rica paleta de sonidos latinos y tropicales. Su ‘mixtape’ de debut, se espera para muy pronto.

De un día para otro se esfumó. Pero su recuerdo era imborrable por líneas como esta: “Yo tengo la corona; Leticia que se joda”. Chanel era una adolescente cuando irrumpió con una fuerza descomunal en el trap hace ya más de 5 años. Mujer pionera en la escena, después de mucho tiempo apartada de la música por motivos que aún no ha contado, ha vuelto a finales de 2020 con un puñado de nuevas canciones. El año tiene algo que celebrar. La de Mallorca, de tan solo 20 años, ha establecido en Francia su espacio de creación desde donde ha anunciado que su renacimiento irá acompañado de un álbum (antes de verano).

Yxungdy970, miembro del colectivo 970block, es seguramente lo más extremo que hay en esta lista. Es uno de los últimos protegidos de Yung Beef, con el que ya ha publicado un trabajo que une generaciones. El joven madrileño se ha convertido rápidamente en hombre fuerte del drill en España, una música de calle en auge, con una estética cruda, violenta. Yxungdy970 no se quita el pasamontañas ni para cantar. Sus mensajes son directos, no titubea. Parece difícil que en 2021 no se siga abriendo paso. Porque, si hace falta, lo hará a machetazos. 

Bikôkô es Neï Lydia, una joven de 19 nacida en Barcelona (ahora vive en Londres), que justo acaba de publicar su primer EP, ‘Aura aura’. Pero su presencia, al igual que su voz, es impactante. Es una de las apuestas más firmes del nuevo colectivo artístico barcelonés Cutemobb. El EP, íntegramente en inglés, cautiva por su talento al cantar sobre ritmos R&B o Neo Soul (entre sus influencias cita Erykah Badu y D’Angelo). En su sonido también están presentes sus raíces camerunesas. Un prometedor inicio para una joven que irradia talento.

Abhir Hathi ha ido enseñando la patita de manera insistente durante todo 2020. A finales de año la sincera ‘Perros’, su último ‘single’, venía a reclamar de manera meridiana un merecido espacio en el juego. Algo que ya había hecho un poco antes con la acaramelada ‘Idioma’. El de Las Palmas de Gran Canaria ha colaborado este último año en discos como el del genial rapero canario Cruz Cafuné y con el de uno de los productor clave de la escena, Selecta. Reconocimientos y empujones de cara a un 2021 que tendría que confirmar su nombre.

Te puede interesar

No es una presencia nueva, pero su nuevo trabajo es prometedor. El último proyecto de la artista barcelonesa junto a la productora Awwz demuestra su versatilidad. Un tándem catalán que ha publicado un EP, ‘Naughty’, que apunta a un camino interesante para Laura Roig y sugiere un 2021 tentador. Ya sea en catalán, inglés o en castellano, en el papel de Lauren Nine canta de manera deliciosa y rapea con precisión y actitud de sobras. Y lo alterna con naturalidad. Cómoda en el hip-hop o en el r&b, su combo con Awwz ha estrenado el año con nota.

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast