Después de alcanzar la fama gracias a Nadia en la serie ‘Élite’, Mina el Hammani regresa con un ‘reboot’ de la mítica ‘El internado’ (Amazon Prime).

Nació en Madrid en 1993. Su padre, procedente de Rif, llegó a España como inmigrante ilegal, y su madre se trasladó ya con los papeles en regla en 1985 desde Casablanca, donde era cocinera de la Embajada de España.  

A los siete años ya sabía que quería ser actriz. A los 16, comenzó a trabajar en el McDonald’s para poder pagarse los estudios de interpretación. También ha sido acomodadora del Palacio de los Deportes. De sus padres aprendió la cultura del esfuerzo para conseguir lo que se quiere.

Reconoce que era una buena estudiante, pero no terminaba de encajar en el microcosmos del colegio. Le llamaban ‘la Mora’, cosa que condicionó su manera de relacionarse. Quizás por eso se considera «reservada», sobre todo en su vida privada.

Su primera aparición en televisión, en la serie Centro médico, la salvó porque no tenía dinero para pagar el alquiler. Después llegaría su primer casting para El príncipe, donde interpretó a Nur en la segunda temporada, la protegida de Fátima, Hiba Abouk, que para Mina ya era un referente como icono multicultural. 

En 2017 consiguió su primer protagonista en la serie ‘Servir y proteger’ en la primera temporada donde encarnó a Salima en una de las tramas junto a Pepa Aniorte. Lo que no imaginaba es que transcurriría un año y medio hasta conseguir otro papel. Eso le hizo darse cuenta de las dificultades del oficio.  

Junto con el tándem Omander, el personaje de Nadia es seguramente el más icónico de la serie. Una joven de 16 años que vive entre dos mundos: un colegio exclusivo y la estricta educación musulmana que le inculcan sus padres, que regentan un humilde comercio. Su arco evolutivo dentro de la trama es uno de los más ricos a causa del conflicto que generan sus raíces. La actriz reconoce que tiene mucho en común con ella.

PERSONAJES NO RACIALIZADOS

Hasta ‘El internado: Las cumbres’ solo había interpretado a personajes de origen árabe. Al principio era una ventaja para conseguir trabajo, pero ahora comienza a resultar un escollo a la hora de optar a otro tipo de roles. Su sueño es que no existan estas barreras raciales en las series y que pueda tener acceso a cualquier tipo de papel sin importar su apellido y raíces.  

Le gusta el R&B, el hip hop, la música africana y el baile urbano. Escucha a cantantes como Burna Boy y Princess Nokia. Su diva favorita es Beyoncé y también adora el estilo de Zendaya y la forma en la que ha llevado su carrera. 

Te puede interesar

Solo tiene Instagram, donde se mantiene muy activa. El 5 de octubre de 2018 pasó de tener 10K a 400K seguidores. ¿La razón? Ese fin de semana se estrenó ‘Élite’ y su fama explotó hasta llegar a los 6,3 millones que tiene actualmente. Ha sido imagen de Babyliss y ahora de los labiales KissKiss de Guerlain.

Durante la época del instituto estuvo planchándose el pelo a diario (con una plancha de la ropa, poniendo una toalla encima), porque no se sentía a gusto con él. Hasta que le hicieron un buen corte que realzó sus facciones y por fin se aceptó a sí misma. Ahora es uno de sus símbolos de identidad. 

¿Ya eres usuario registrado? Inicia sesión

Estás leyendo un contenido especial elaborado por la redacción de El Periódico para su comunidad de lectores.

Para disfrutar de los contenidos de +Periódico debes navegar registrado. No tiene ningún coste, pero te permite acceder a nuestra información y servicios de calidad.

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast