Con casi 50 años ha protagonizado el papel que la ha catapultado a la fama, el de la reina Carlota de Inglaterra en la serie ‘Los Bridgerton’.

Nació en Guyana, pero cuando tenía 5 años su familia se mudó a Inglaterra y obtuvo la nacionalidad. En su casa se respiraba música: su padre tocaba varios instrumentos, su madre estaba en una orquesta y también su hermano.  a

Empezó a cantar imitando a Ella Fitzgerald y adora a la emperatriz del blues Bessie Smith, así como a Nina Simone. Cuando escuchó el tema ‘A-Tisket-A-Tasket’ tuvo claro que quería hacer lo mismo. Por eso, parte de su carrera se ha enfocado al teatro musical. 

No se ha prodigado demasiado en las ficciones televisivas y cinematográficas hasta el momento, aunque sí tuvo un papel significativo en ‘Lady Macbeth’ (2016). Lo suyo definitivamente ha sido el escenario y, en ese sentido, ha pisado los mejores: del Old Vic al National Theatre. También ha formado parte de la Royal Shakespeare Company. 

Ha participado en algunos de los más grandes musicales de la escena londinense: ‘We Will Rock You’, ‘Jesucristo Superestar’, ‘Tommy’, ‘Fama’ y ‘Carmen Jones’. También en grandes clásicos como ‘Electra’, ‘Romeo y Julieta’, ‘Macbeth’, ‘La tempestad’ o ‘Julio César’. 

Fue el papel teatral por el que consiguió una mayor repercusión mediática. Convertir al personaje de Shakespeare en una mujer de color lesbiana fue toda una declaración de intenciones. No era la primera vez que jugaba con los roles masculino y femenino: En ‘Romeo y Julieta’ convirtió también al personaje de Mercucio en mujer.  

Para ella resulta fundamental la lucha reivindicativa como mujer, negra y lesbiana. Por eso los roles de Otelo, Mercucio y ahora la reina Carlota son tan importantes, porque se niega quedarse encerrada en una caja de prejuicios y piensa que la mejor manera de dilapidarlos es integrándolos en la cultura de manera natural.

Piensa que muchos hombres tienen miedo a las mujeres fuertes y que por eso la nueva ola feminista les asusta. Está a favor de los movimientos que se han producido en Hollywood, como el Time’s Up, y cree que todo eso ha contribuido a que haya podido tener más oportunidades en la industria gracias a la apertura de mentalidad. 

Comenzó a tener papeles de mayor relevancia a partir de los 40 y su primer protagonista fue a los 47. ¿La razón de ese éxito tardío? A menudo pensaba que había sido por el hecho de ser mujer, negra y lesbiana, pero ahora cree que es por no haberse querido plegar a ciertas cosas y dirigir su atención hacia roles que de verdad le interesaban.

Te puede interesar

Lo que más le gusta de su personaje en ‘Los Bridgerton’ es que lucha por la integración racial en la alta sociedad británica. Para ella situar a una mujer negra en un puesto de poder resulta todo un acierto ya que es necesario que las ficciones no solo sean más inclusivas en cuestiones de género y raza, sino que haya un empoderamiento.  

Formar parte del universo de Shonda Rhimes ha sido para ella como encontrar la pieza que faltaba en su carrera. La creadora de ‘hits’ como ‘Anatomía de Grey’ o ‘Scandal’ siempre se ha preocupado por plasmar la diversidad en la pantalla. Aunque se ha definido ‘Los Bridgerton’ como un cruce entre ‘Gossip Girl’ y ‘Downton Abbey’ ella cree que está más cerca de la ‘María Antonieta’ de Sofia Coppola.

¿Ya eres usuario registrado? Inicia sesión

Estás leyendo un contenido especial elaborado por la redacción de El Periódico para su comunidad de lectores.

Para disfrutar de los contenidos de +Periódico debes navegar registrado. No tiene ningún coste, pero te permite acceder a nuestra información y servicios de calidad.

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast