El magnate (Pretoria, 1971) toma el cetro de la primera fortuna mundial (185.000 millones) tras el pelotazo en bolsa de la firma de coches eléctricos Tesla.

ANTES «VISIONRIO» QUE MAGNATE

De hecho, sus proyectos empresariales parecen salidos de las fantasías futuristas de los cómics de los 80. ¿Se puede colonizar Marte y revolucionar la industria del automóvil? ¿Qué tal construir trenes supersónicos de levitación magnética? ¿Y por qué no integrar la inteligencia artificial en cerebros humanos? En tales negociados anda este «ingeniero antes que inversor» que dice despertarse cada mañana para «resolver problemas técnicos» y construir «un mundo mejor».  

TIENE ACCIONES, NO ‘CASH’

 O al menos eso dice cuando se le pregunta por su apabullante fortuna. «No dispongo de un montón de dinero en efectivo, solo tengo una cantidad de acciones y el mercado les atribuye ese valor». Ese ‘solo’, sin embargo, le permite coleccionar coches como el Lotus submarino de James Bond en ‘La espía que me amó’ y cuatro mansiones en Bel Air que asegura que venderá para muscular su proyecto de vida interplanetaria.  

Cuando sus padres, una modelo y un ingeniero se divorciaron, él tenía 10 años y ya había aprendido, él solo, a programar. Dos años más tarde, vendió por 500 euros el código fuente de un videojuegos a una revista. Por aquella época sufrió ‘bullying’ –unos compañeros lo arrojaron por las escaleras y estuvo 15 días hospitalizado– y empezó a crecer en él una «obsesión» por dejar Pretoria e irse a EEUU. 

Fue una guía urbana virtual llamada Zip2 y que se lanzó ya en California, a donde se trasladó tras apañárselas para ser admitido en un programa de doctorado en Stanford. Con su venta a Compaq ganó 22 millones de dólares que invirtió en una plataforma de servicios financieros que acabaría siendo Paypal, de la que a su vez obtuvo 165 millones al adquirirla eBay. Todo se lo tragaron sus siguientes aventuras: el coche eléctrico y la exploración del cosmos (Space X).

COLONIA EN MARTE PARA EL 2050

En ella vivirán, según sus cálculos, un millón de personas que se trasladarán en mil vehículos. Él ofrecerá créditos para instalarse y trabajo a la nueva ciudadanía marciana. De momento, se concentra en construir naves espaciales baratas y reutilizables que ya hace servir la NASA.  

La compañía, recién valorada en 700.000 millones de dólares (Ford lo está en 35.000), ha sido el gran milagro bursátil poscovid. De momento, sin embargo, aún no ha registrado ganancias en sus 17 años de historia.

SUMO SACERDOTE DEL ‘COACH’ EMPRESARIAL

Colecciona libros y conferencias TED con disquisiciones sobre el papel del visionario en la edad moderna. Sé audaz. Piensa en grande. Ignora las críticas. Toma riesgos. Si se deja ir, incluso puede acabar hablando como un bardo algo pasado de vueltas. «Ser emprendedor es como comerse un vidrio y pararse en el abismo de la muerte».

TRABAJA 120 HORAS SEMANALES

A menudo duerme en la fábrica o la oficina, trabaja 120 horas semanales y todo en su vida queda sometido a un sentido extremo y un tanto desquiciado del alto rendimiento: engulle solomillos en 90 segundos y dedica a las parejas –se ha divorciado tres veces, ha salido con Amber Heard y ahora mantiene una relación con la cantante Grimes– 10 horas semanales de atención. No está documentado el tiempo invertido en sus siete hijos. El último de los cuales, por cierto, tiene nombre algorítmico: X Æ A-12. Interesados en esclarecer este ocultismo matemático, consulten aquí.

Te puede interesar

Míticos son sus arrebatos en la sala de juntas y Twitter. De hecho, fue sentenciado por difamación por llamar «pederasta» al submarinista que salvó a unos niños en una cueva de Tailandia y que descartó el submarino que el magnate gustosamente había cedido para las labores de rescate.

CONTRARIO A LAS MEDIDAS ANTICONFINAMIENTO

Cuando tuvo que cerrar su fábrica en San Francisco llamó «tontos» a quienes temen al virus y tachó el confinamiento domiciliario de «encarcelamiento forzoso» y «fascista».

¿Ya eres usuario registrado? Inicia sesión

Estás leyendo un contenido especial elaborado por la redacción de El Periódico para su comunidad de lectores.

Para disfrutar de los contenidos de +Periódico debes navegar registrado. No tiene ningún coste, pero te permite acceder a nuestra información y servicios de calidad.

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast